Carl

Hombres, estos son los hechos:

1.      A todos nos encanta ver mujeres desnudas.

2.      Todos hemos visto mujeres desnuda.

3.      Todos sabemos donde encontrar fotografías de mujeres desnudas.

La pregunta es qué vas a hacer acerca de estos hechos. Simplemente podemos aceptar estos hechos y dar rienda suelta a nuestra carne o podemos vivir una vida de integridad y evitar las trampas y embrollos de la pornografía por Internet. Esta es la batalla de todo hombre.

Hecho #1

Las mujeres son hermosas porque así las creó Dios. Estamos atraídos naturalmente hacia ellas. Si no lo estás, probablemente exista otro sitio de Internet que pueda ayudarte con ese problema. Pero para todos aquellos atraídos hacia las mujeres, necesitamos poner en perspectiva la belleza de la mujer. Nuestra carne busca distorsionar y destruir el plan máximo de Dios para las relaciones entre hombres y mujeres. El no creó a las mujeres para que fuéramos capaces de dar clic en un sitio Web clandestino y sucio para verlas desnudas. No creó el cuerpo de la mujer para que pudiéramos pagar $3.95 al mes para ver fotografías sucias. Hay mucho más que eso en los planes de Dios.

Necesitas entender que esa atracción viene del corazón de Dios, pero la lujuria viene del nuestro.

Hecho #2

Muy bien, hombres, ¿todavía te sentarás y dirás que nunca has visto esto? No puedo creer la cantidad de hombres que discuten este problema como “problemas de otros hombres”. Suena algo así…”Mi amigo Roberto…yo sé que él solía tener problemas con esto”. ¿Acaso no podemos admitir que hemos visto y que queremos ver más?

Hecho #3

Aquí está el punto clave. Ya hablamos acerca del hecho que nos agrada ver. Y ahora, finalmente, está el hecho que todos sabemos dónde encontrar fotografías. Ese es el verdadero problema. ¿Qué vamos a hacer al respecto?  ¡Pon salvavidas alrededor de ti ahora mismo! No permitas que sea un secreto por más tiempo. Ponte serio y deja de jugar con tu integridad y tu futuro. Busca algunos compañeros de rendición de cuentas y comienza a hablar abiertamente y honestamente acerca de estos hechos. Los hechos hablan por sí solos. Ahora, como hombres, es tiempo que demos la talla y que seamos los líderes que Dios nos ha llamado a ser.

La pornografía es una mentira. La pornografía te dice lo que debieras de sentir durante el sexo, cómo debiera sonar y cómo debiera de sentirse. La pornografía es una simple fantasía  diseñada para hacer una cosa – mantenerte concentrado hacia ti mismo. La pornografía destruirá las relaciones que tienes cerca de ti, y te hundirá por ese sucio secreto que andas cargando. Mientras consumes pornografía, esta se vuelve tu vida y eventualmente perderás tu capacidad de escoger frente a la adicción. Para ahora. Hazlo por ti mismo. Hazlo por tu esposa. Hazlo por tus hijos. Hazlo porque es lo correcto por hacer.

La historia de Carl

Soy un joven adulto y asistí al debate acerca de la pornografía contigo y con Ron Jeremy. El sentimiento con que me fui, algo que sentía aún antes de esa noche, es que la pornografía te insensibiliza. Lo que fantaseas durante una “sesión” y lo que en realidad sucede con tu pareja son dos cosas completamente diferentes.

Traté de hacer que mi novia me siguiera el juego de roles, pero fue muy incómodo para ambos. Sin embargo, cada vez que teníamos sexo, tenía que cerrar los ojos y pretender que estaba sucediendo otra situación y que otra fantasía, sin importar la que fuera, me hacía llegar al orgasmo, solamente estar con ella no funcionaba.

Eventualmente, llegué al punto en que no podía estar con ella sexualmente sin poner algo de pornografía o tener alguna fantasía o imaginación de pornografía pesada. La pornografía realmente arruinó mi vida sexual y me costó mi relación, rompimos hace 2 semanas.

Solamente quería decirte gracias por decir algo de lo que había estado pensando durante los últimos uno o dos meses. Eso trajo algo de luz a mis problemas y es algo en lo que trabajaré para cambiar. Preferiría llegar al orgasmo con cualquier persona con quien esté, que con una persona con quien estoy en mi imaginación.

Gracias,

Carl.

LOS PASOS A SEGUIR

LÍMPIATE:

“Quien encubre su pecado jamás prospera;

quien lo confiesa y lo deja, halla perdón”.

Proverbios 28:13

“Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz”.

Santiago 5:16

TRABAJA:

“Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada”.

Santiago 1:4

Deberás trabajar en este tema. Esto puede significar que te unas a un grupo local como Life Ministries o algún otro grupo anónimo. En todo el país existen programas de los 12 Pasos dirigidos a las adicciones al sexo y la pornografía e innumerables programas cristianos en los que puedes involucrarte. Esto puede significar que te internes en un centro de rehabilitación o que te inscribas en un grupo de apoyo en línea. Puedes orar y rendirte frente a Dios, pero debes perseverar y no renunciar a trabajar en tu recuperación.

RINDE CUENTAS:

“1 Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado.2 Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y así cumplirán la ley de Cristo”.

Gálatas 6:1-2

Otra cosa que pondrá tu problema con la pornografía en su lugar será rendir cuentas cara a cara. Debes rendir cuentas de tu comportamiento a un amigo cercano o a un compañero de rendición de cuentas. Esto no significa un extraño escogido al azar o una persona en el ciberespacio. Estamos hablando de alguien que está en tu círculo inmediato. Esta persona te ayudará durante los tiempos difíciles y a celebrar los buenos tiempos. Debe ser cara a cara y frecuentemente.